Atriles de pie, plegables y portátiles

Los atriles son soportes que están especialmente diseñados para sostener libros, textos, todo tipo de documentos, partituras, cuadernos, etc. Se vienen utilizando ya desde finales del siglo XIV y principios del XV en los altares de las iglesias cristianas para sostener los libros y como acomodo para la lectura de los textos.

En la actualidad podemos encontrar en el mercado atriles de todo tipo, tanto por su diseño como por sus características. Suelen estar fabricados en madera, metal, piedra o metacrilato y tener distintas funciones. En esta ocasión, hablaremos más concretamente de los atriles de pie, plegables y portátiles.

Atriles de pie

A los atriles de pie, también conocidos como atriles de suelo, se les llama así ya que poseen un pie y un soporte sobre éste para disfrutar de mayor estabilidad. Las dimensiones de estos atriles hacen que la persona que se encuentra detrás se vea solamente del pecho hacia arriba. Por lo tanto, permiten concentrar toda la atención en lo que está diciendo.

Estos atriles se utilizan muy a menudo en iglesias, oficinas, salas de conferencias, salones de actos, directores de orquesta, etc. Dadas sus características, suelen ser atriles resistentes y con gran estabilidad para situar en ellos libros, documentos, textos, partituras, etc.

Uno de los atriles de pie más tradicionales es el atril Lecco, ideal para tener sobre todo en casa, pero también en la oficina. Un atril de base amplia y plana para brindarle una gran estabilidad y que sirve de soporte perfecto para cualquier libro o documento, pudiendo regular tanto la altura como la inclinación del texto.

Otro de los atriles de pie más conocidos es el atril Neewer. Fabricado en metal resistente, es ideal para situar libros, documentos, partituras, etc. Apenas tiene un peso de 3,8 kilos y sus patas son plegables para poder transportarlo a cualquier parte con facilidad. Un atril de altura ajustable y con inclinación de la bandeja para una mayor flexibilidad.

Atriles plegables

Una de las grandes ventajas de los atriles plegables es que se pueden guardar fácilmente en cualquier parte. El atril se recoge y queda plegado para que ocupe muy poco espacio y pueda transportarse sin problemas. Por tanto, resulta ideal como accesorio instrumental o como elemento de oficina.

Esta es sin duda la principal característica de este tipo de atril. Pero, al igual que el resto, son regulables en altura y poseen una buena estabilidad para poner en la bandeja cualquier tipo de documento. Son atriles que se suelen fabricar también en madera, metal, aluminio, etc.

Uno de los atriles plegables más recurrentes es el atril de Afuaim. Es ideal como soporte de música y está fabricado con una aleación de aluminio con panel de material ABS. Se trata, pues, de un atril robusto y resistente que se pliega y se guarda en su propia funda. La altura puede regularse fácilmente para adaptarse a cualquier persona.

Más económico incluso es el atril plegable CB SKY, un atril que incorpora tubos de metal resistente con una varilla de soporte ajustable en 3 niveles. El soporte es perfecto tanto para colocar libros como partituras, con un grado de inclinación que se adapta a cualquier persona. Se pliega muy fácilmente e incluye una bolsa de transporte.

Atriles portátiles

A diferencia de los anteriores, los atriles portátiles pueden entrar dentro del tipo de aquellos que tienen pie o los que no. Su principal característica es la comodidad de transporte, ya que se pueden llevar fácilmente a cualquier parte. Para ello, hay atriles que se pueden plegar y otros que por su tamaño ni tan siquiera necesitan de plegado.

Los atriles portátiles suelen estar fabricados en madera, metal, plástico, etc y sirven como soporte de libros, documentos, cuadernos o partituras. Los diseños y características de este tipo de atriles son muy variados, por lo que podemos encontrar un buen ejemplo de ellos en el mercado actual.

Un atril portátil económico y muy práctico es el atril Cahaya. Fabricado en metal y recubierto de un material que previene la electricidad estática, viene con pestañas de sujeción para aguantar libros y partituras. Un atril totalmente regulable y que se puede plegar y ajustar a varias alturas.

Otro modelo interesante de atril portátil es el atril Mayfield. Muy ligero y fácil de llevar (apenas pesa 800 gramos), viene con un bolso como accesorio ya que se puede plegar para su transporte cómodo. Su altura se puede regular para que se adapte a cualquier persona y uso.

En el mercado actual hay una gran variedad de atriles portátiles, de pie y plegables. Los tres tienen en común numerosas características y diseños. De ahí que a la hora de decidirnos por uno lo ideal será comprobar que se ajusta a las necesidades de cada uno y al uso que se le vaya a dar.

Atriles

Para lectura

Nuestro blog