Atriles para Música

Lamúsica es una manifestación artística que resulta esencial para nuestras vidas. A través de ella encontramos un excelente medio para divertirnos, relajarnos, concentrarnos, etc. Pero la música no se puede concebir, precisamente, sin que alguien la escriba, la componga y la toque.

Aquellos que se dedican a tocar algún instrumento son los que mejor saben que para poder tocar la mejor pieza necesitan seguir o dirigir la partitura de la manera más cómoda. Es a partir de aquí, precisamente, de donde surgen los atriles para música, especialmente diseñados para la orquesta o la partitura.

Los atriles para música son objetos de gran ayuda para que el proceso artístico de un músico o de un director de orquesta se ejecute de la mejor manera. La elección de este tipo de atril dependerá de una serie de factores tales como el diseño, el soporte, la altura que es capaz de ofrecernos, el nivel de resistencia, los materiales empleados en su fabricación, etc.

Atril para partituras

Las partituras son componentes fundamentales para dar nuestros primeros pasos a la hora de tocar un instrumento. En realidad, funcionan como un mapa que nos sirve de guía ya que contienen las piezas necesarias para ir asimilando los conocimientos y poder dar forma a la música con nuestro instrumento.

Pero, precisamente, al tocar el instrumento no podemos sostener las partituras con las manos. De ahí que resulte imprescindible el uso de un atril para partituras y así tener las manos completamente libres para tocar.

Los diseños y características de los atriles para partituras que podemos encontrar en el mercado actual son muy variados. Como comentamos anteriormente, la compra de uno de estos atriles dependerá de su altura, su resistencia, el soporte o el peso. Elementos que, a la postre, serán incluso más importantes que el precio del propio atril.

Uno de los atriles para partituras más prácticos y tradicionales es el atril Neewer. Fabricado en hierro resistente y sólido, es ideal para partitura o pequeños libros y posee un ajuste de lectura flexible y totalmente ajustable al ángulo de inclinación. Su diseño es plegable para llevar cómodamente a cualquier parte y viene además con una bolsa de transporte impermeable.

Junto a este podemos señalar también el atril para partituras Kabalo. Fabricado en metal de color negro, se trata de un atril con altura ajustable y fácilmente plegable para llevar a cualquier parte con comodidad. Incluye además una bolsa de transporte y posee patas antideslizantes que le otorgan una mayor estabilidad.

Atril para orquesta

Los atriles para orquesta no solamente servirán para que los músicos puedan seguir más fácilmente las partituras que están tocando, sino también para ofrecer un espectáculo mucho más atractivo. Además, hay que tener en cuenta que se trata del atril con el que el director de orquesta dirigirá el concierto. Bien es cierto que los atriles de orquesta suelen ser más robustos, estables y duraderos que los atriles de partitura, pero por regla general sus diseños y características son muy similares.

No en vano, y al igual que con los atriles de partitura, para los de orquesta se requieren de una serie de criterios previos para su elección. Uno de estos aspectos fundamentales es su resistencia, ya que no será lo mismo un soporte de orquesta para una actuación al aire libre que para una que se vaya a celebrar en un lugar cerrado.

Además, habrá que tener en cuenta que se adapte fácilmente a la persona que lo va a utilizar, un atril que ofrezca diferentes niveles de inclinación y otros elementos como las dimensiones de la superficie para las partituras, la altura del tubo del soporte, el plegado del segmento y su precio.

Dentro de los atriles para orquesta podríamos comenzar citando el atril Manhasset. Un soporte muy resistente y que, en realidad, se trata de un atril doble para disponer de una mayor capacidad de almacenaje de partituras. Además, posee altura ajustable y un peso que no excede de los 5 kilos.

Otro de los atriles de orquesta más básicos y tradicionales es el atril Kinsman. Fabricado en metal, viene con un estante con ángulo de escritorio ajustable, un tubular de pie trípode y antideslizante para brindar una mayor estabilidad y un peso que no llega a los 4 kilos para poder transportarlo más fácilmente.

Lo cierto es que en el mercado actual hay una gran variedad de atriles para música, tanto en lo que se refiere a los de partitura como aquellos que están diseñados para la orquesta. Los diseños y características dependerán de las necesidades de cada uno, aunque especialmente haya que tener en cuenta la altura, el material de fabricación, el peso y sus niveles de inclinación.

A partir de estos criterios y factores fundamentales, la elección de nuestro atril de música, ya sea para partitura o para orquesta, no será en absoluto compleja.