Atriles

Atril de lectura como cabecera del blog sobre atriles para lectura, música, oficina y estudio

Durante el trabajo de oficina siempre está la posibilidad de que se deba consultar o copiar un documento impreso mientras se trabaja a ordenador; o bien cuando se trabaja o estudia en el escritorio, donde se debe consultar un libro; lo mismo se puede decir cuando se practica con un instrumento musical, donde tendremos una partitura que seguir mientras tocamos. Destinar una de nuestras manos a sujetar dicho impreso o libro implicaría una falta de comodidad, la pérdida de concentración y una auténtica molestia en general. Para poner solución y evitar todos esos problemas existen los atriles.

El atril es un complemento muy útil que resultará un compañero fiable durante el trabajo, estudio, lectura o las prácticas musicales. Pero escoger el adecuado es importante, ya que existen de muchos tipos, formas, materiales y con cualidades muy específicas según el uso que le vayas a dar. Te presentaremos diversos modelos divididos según sus aplicaciones, detallando todas sus especificaciones y datos para que puedas escoger un digno camarada que te siga el ritmo en todo aquello que realices.

Atril para libros

La lectura es una apasionante afición capaz de envolvernos entre sus palabras, ya sea como entretenimiento, búsqueda de información o una consulta de opiniones. Pero sostener un libro durante una buena cantidad de horas puede ser perjudicial para nuestra salud si no adoptamos una posición cómoda, por eso un atril de lectura es una adquisición más que recomendada para disfrutar de nuestros libros favoritos sin acabar con problemas por una mala postura.

Éste tipo de atriles suelen fabricarse en madera, con una estructura rígida y muy sólida. Además de cumplir su función para sostener todo tipo de libros, sean del grosor que sean, su diseño y fabricación en madera los hace un elemento atractivo que gustará a todos. Existen muchos modelos, algunos de ellos pensados incluso para leer en la cama, y aquí compararemos los más destacables de todos ellos.

Atriles de distintos tipos de madera para lectura de libros

Entre los atriles para lectura podemos encontrar modelos más robustos, tales como el modelo Halovie o Wedo de madera que cuentan con una estructura más rígida, pero por consiguiente más pesada y que ocupa mucho más espacio. En cambio, Wedo nos ofrece otro modelo mucho más ligero, con una combinación de base de madera y varillas metálicas. Es más ligero y, a la vez, mucho más económico. Todos ellos son ajustables en varias alturas y, que uno sea mejor a otro, depende del uso que cada uno le dé, así como el espacio del que se dispone en el escritorio o mesa de trabajo.

Atril para lectura

Actualmente, al hablar de lectura no se piensa necesariamente en un libro, ya que existen muchos dispositivos electrónicos como tablets, e-books o un ordenador portátil para la lectura de libros en formato digital. Muchos modelos de atril permiten sostener el formato clásico de un libro, pero también todos estos aparatos para aquellos que lo prefieran. Incluso algunos cuentan con un diseño tan específico que son casi un pequeño escritorio portátil.

Varios atriles de madera para lectura con portátil o una tablet, entre ellos el modelo de Halovie

Atril para música

Para partituras

Pensar en atriles nos hace imaginar rápidamente una estructura, generalmente metálica, que sostiene una partitura musical. El atril es un complemento casi obligado, podríamos decir, cuando se practica o toca un instrumento musical. Las manos han de estar ocupadas y totalmente centradas en el instrumento, y no preocupándose de sostener las partituras para que tengamos plena visibilidad de ellas. Para ello existe un sinfín de tipos de atriles que se han diseñado específicamente para sostener partituras mientras se toca música, con un diseño liviano y portátil para que no sea un incordio con nuestras prácticas y no interfiera en nuestro sonido.

De pie

Los atriles para partituras poseen un formato “de pie”, generalmente, con la capacidad de ser regulables en altura e inclinación. A pesar de esto, suelen ser bastante livianos y ligeros, además de totalmente plegables para guardarlos en un estuche para transportarlos de una forma cómoda.

En cuanto a materiales podremos encontrar de todo, desde madera hasta aluminio, pasando por acero inoxidable. Aún así cada uno tiene sus propias ventajas y desventajas, y aquí echaremos un vistazo para que puedas encontrar el que mejor se adapte a ti.

Como mencionamos, la inmensa mayoría están fabricados en metal para tener una estructura más resistente. A su vez, comparten otras cualidades como la base de tipo trípode, o ser totalmente plegables y regulables en altura e inclinación. Las diferencias entre ellos son una cuestión de la calidad de materiales y el precio, así como que algunos vienen con un estuche o bolsa incluida para su transporte. Por ejemplo, el modelo de Neewer cuenta con una bolsa impermeable para su transporte, mientras que el SP2 de Audibax no cuenta con ella, dando así una importante diferencia de precio.

Atril de mesa

De sobremesa

Los siguientes atriles están pensados para aquellos que dedican largas horas frente a una pantalla en trabajos de oficina. Ya sea para consultar un impreso o tener que pasar uno del formato físico al digital, necesitaremos tenerlo en una posición adecuada, a la altura de nuestra vista, para evitar dolores cervicales. Y claro está, tener las manos libres para trabajar y evitar tener que sujetarlo. Para ello existen múltiples atriles de todo tipo de diseños que nos ayudarán con nuestras tareas.

En el caso de ordenadores de sobremesa, hay atriles flexibles y de tipo “pinza” que se pueden colocar directamente en la pantalla para tener el documento a la misma altura. Su diseño es muy ligero y liviano, además de que ocupan muy poco espacio del escritorio (por no decir ínfimo)

Uno de estos atriles pertenece a la marca Kensington. El modelo se compone de dos pinzas resistentes que se fijan a la pantalla y aseguran el documento a sostener, unidas por un brazo articulado. Posee mucha versatilidad ya que se puede colocar de forma horizontal o vertical y sin discriminar ordenadores de sobremesa o portátiles.

Atril de pinza de marca Kensington para utilizar en ordenador o portátil

Para otras tareas más generales de escritorio, ya sea en trabajos de oficina o en el caso de estudiar, ya sea para niños o enseñanzas superiores, existen atriles de sobremesa. Este tipo de atriles deben tener un diseño que ocupe el espacio mínimo, cosa que no implica que apenas puedan sostener peso. A su vez son plegables para poder guardarse en la mochila o maletín y así transportarlos con facilidad.

Atril plegable y ligero de marca Colormax

Entre los modelos de sobremesa cabe resaltar el atril de Colormax. Su diseño es muy simple y fácil de utilizar, ajustable, con capacidad para sujetar cualquier documento o libro, aunque no lo parezca. Se puede plegar en plano para poder llevarlo en cualquier mochila, bandolera o maletín. Además posee un precio la mar de económico, lo que lo hace un atril muy interesante a tener en cuenta, ya que cumple su función para casi todas las situaciones, es asequible y apenas ocupa espacio cuando se trabaja con él o se transporta.

Atriles en Amazon

En la plataforma de Amazon podemos encontrar los modelos aquí comentados, así como muchos más. Todos ellos poseen una ficha de producto con múltiples fotos y datos de cada uno de los modelos. Aunque para complementarlo todo, nosotros mismos presentaremos aquí los distintos modelos que anteriormente vimos ligeramente por encima, divididos en las siguientes categorías:

De metacrilato

Entre los materiales para su fabricación se puede encontrar el metacrilato, un compuesto plástico de gran resistencia y transparencia que se usa habitualmente en expositores.

Entre los atriles de metacrilato cabe destacar el modelo 79166 de Deflecto, el cual se compone de metacrilato para la plancha y metal para el soporte. La dureza del material hace que sea especialmente resistente a la rotura y muy rígido, siendo su cualidad más destacada. Su mayor desventaja es el precio, ya que suele ser elevado debido al propio material.

De madera

Seguidamente es el turno de los atriles de madera, generalmente pensados para lectura de libros o sostener equipamiento electrónico. Hemos comparado los siguientes modelos:

Halovie nos trae un atril de madera de pino de alta calidad, rígido y pensado para utilizar en escritorio o en una mesa. Permite regularse en 4 inclinaciones distintas o plegarse completamente en plano para que sea fácil de transportar o guardar. Su precio es algo elevado, pero cuenta con las mejores condiciones de calidad y estructura para cumplir sus funciones. Con él podrás utilizar también tablets o e-books.

Para un diseño más ligero y que ocupe menos espacio, así como un precio más económico, tenemos el atril 211407 de Wedo. Este atril combina una base de madera robusta con un soporte de varillas de acero para sujetar documentos y libros. No cuenta con una estructura igual de rígida que el modelo anterior, pero cumple su función de una forma totalmente eficiente, y además por un precio mucho más económico. Se puede ajustar en 3 posiciones distintas.

Y por último contamos con el modelo 2113107 de Wedo, fabricado completamente en bambú que lo hace más ligero que la madera común, pero no tan resistente. Puede ajustarse en 4 inclinaciones distintas y será capaz de soportar libros de un peso considerable. Comparándolo a los modelos anteriores ocuparía una posición intermedia entre ambos, tanto en dureza del material como en coste.

Portátil y plegable

Ahora entran los atriles portátiles y plegables en escena, donde veremos principalmente los que están pensados para partituras, prácticas musicales y conciertos. A lo largo de la web encontramos muchos modelos, así que revisaremos solo algunos de ellos:

Como primera opción tenemos un atril metálico cuya mayor ventaja es su altura ajustable (entre 45 y 125 centímetros), permitiendo que pueda ser utilizado tanto por niños como adultos, sea sentados o de pie. El resto de su estructura es totalmente plegable, permitiendo poder guardarlo en una bolsa de transporte que viene junto con él. Su montaje es igual de sencillo, dando la posibilidad de que se monte y recoja con unos pocos movimientos. Su único punto débil, por así llamarlo, es que su placa podrá soportar exclusivamente partituras o libretos, nada especialmente pesado. Finalmente destacar su precio asequible.

El modelo de atril de Neewer se fabrica con metal inoxidable de la mejor calidad, con una estructura resistente capaz de sostener partituras o libros delgados. Permite regular tanto la altura (entre 45 y 107 centímetros) como la inclinación del soporte. Las patas de tipo trípode cuentan con tapas de goma antideslizamiento que dan un plus de rigidez a su estructura. Además, para un mejor transporte, viene acompañado de una bolsa impermeable para su conservación óptima a la hora de llevarlo de un sitio a otro. Su única desventaja podría ser el precio, ya que es algo más elevado, y por tanto, no es tan económico si se compara con el resto de modelos.

Cinco atriles metálicos en varios colores pensados para partituras y prácticas musicales, todos ellos plegables y ajustables

El siguiente modelo, NH2 de Drall Instruments, es un atril metálico en color negro con patas de tipo trípode, las cuales tienen terminaciones de goma para acentuar su agarre en el suelo, con altura ajustable entre 70 y 135 centímetros. Su placa es rígida y extraíble, mucho más resistente para soportar mayor peso, incluso algún ordenador portátil. En cuanto a precio, es casi al doble que el modelo anterior, pero su fabricación le confiere mayor resistencia y robustez que otro modelo común.

Para el final queda el modelo S2P de Audibax, muy similar al modelo NH2 que vimos anteriormente. Fabricado en metal de color negro con una bandeja rígida, ajustable en inclinación y totalmente retirable. A su vez se puede graduar en altura y cuenta con patas de tipo trípode antideslizamiento. Su precio es ligeramente más elevado, y además no cuenta con una bolsa de transporte que acompaña al atril, estas dos serían sus desventajas más destacables.

Cada modelo tiene sus puntos fuertes y débiles, y es decisión de cada uno elegir el que mejor se adapta a nuestros intereses. Es importante elegirlos, principalmente, según el peso que han de sostener, ya que entonces no solucionarán ninguno de nuestros problemas. Nuestra salud es lo primordial, y la elección de un atril afecta directamente a ésta, así que se debe dedicar tiempo y esmero a escoger el más adecuado para nosotros.